- Variedades -
Hámster enano gris
Cricetulus migratorius

   Este hámster enano tiene una zona de distribución especialmente amplia. Llega del oeste de Mongolia y del noroeste de China a través de Kazakhjstán, Uzbekistán, Turkmenistán, Afganistán, Irán y Turquía, hasta Siria, las zonas nororientales de Grecia y Bulgaria, así como a través del Cáucaso, península de Crimea y Ucrania hasta Rumania. No obstante, no se le halló por primera vez en Bulgaria hasta 1959, y en Rumania incluso hasta 1962. No en balde su nombre científico es "hámster enano migrador", pues ha extendido continuamente su zona de distribución hacia Occidente.

   Por su tamaño, de 10 a 13,5 cms. y una longitud de la cola de 3,5 cms., coincide bastante con sus parientes más próximos. Su color puede variar mucho. Si bien los grises y gris oscuro son mayoría, también se dan ejemplares de color amarillo grisáceo, gris-ocre, paja y arena. De manera similar al hámster de Zungaria, el color gris claro o blanco del vientre penetra en dos o tres ondas en el color más oscuro de los flancos. Las orejas, de color oscuro, no tienen bordes blancos y las plantas de los pies carecen de pelo.

   Por regla general, el hámster enano gris excava madrigueras bastante complicadas, por lo menos para el invierno. En ellas se encuentran casi siempre, junto a la galería de entrada oblicua y el nido bien acolchado, cierto número de galerías, despensas, retrete, galerías verticales y galerías ciegas. La madriguera invernal la suele excavar a una profundidad de unos 50 cms., mientras que la estival, con frecuencia muy simple, se ha encontrado ya a profundidades de 25 a 30 cms.. El hámster enano gris prefiere realizar sus construcciones en terreno blando y suelto. Muchas veces también amplia las madrigueras de otros roedores, adaptándolas a sus necesidades, o simplemente esconde su nido debajo de una gran piedra.

   En su hábitat natural, el hámster enano gris se alimenta de las semillas de correhuela, cuajaleche, ranúnculo silvestre, así como de las de diversas gramíneas, pero sobre todo de trigo y cebada. No obstante, también come nueces y pepitas de fruta, así como insectos y caracoles. En cautividad, tendría que ser alimentado de modo parecido a nosotros los hámsters dorados.