- Variedades -
Hámster ratón
Calomyscus bailwardi

   El humano no experto podría no considerar hámster a este pequeño animalito, pues su cola, provista de pelo, mide de 8 a 10 cms., por lo que es más larga que cabeza y cuerpo juntos, los cuales alcanzan de 7 a 8 cms. La cola incluso tiene un pequeño penacho terminal, cosa que tampoco es corriente en nosotros los hámsters. Esta especie incluso carece de abazones (ˇˇpobrecillos!! me pregunto como llevarán la comida), característica esencial de los hámsters euroasiáticos. Así, el hámster ratón representa un eslabón entre estos hámsters y los ratones de pies blancos americanos. Al igual que éstos, tiene los pies blancos y el vientre del mismo color. También se le podría tomar por un ratón de bosque.

   El hábitat del hámster ratón es totalmente diferente del de los restantes hámsters, ya que vive en las montañas de Turkmenistán (antigua URSS), Irán, Afganistán y Pakistán, a unos 4000-5000 m. de altitud. Allí se le encuentra, sobre todo, en biotopos casi carentes de vegetación, áridos y rocosos. Sin embargo, aún debe encontrar algo de qué alimentarse, pues necesita semillas y brotes, así como insectos, tanto para sí mismo como para sus crías. Estas nacen entre marzo y comienzos del verano en su patria turkmena, sobre todo en el sur, cerca de la frontera afgana e iraní. Las crías vienen al mundo desnudas y ciegas y permanecen en el nido hasta los 16 ó 18 días de edad. Este está perfectamente oculto en las laderas de guijarros o cantos rodados. Pese a su hábitat casi inhabitable, el hámster ratón también debe tener enemigos, principalmente aves de rapiña, ya que deja su madriguera casi sólo de noche. No obstante, en invierno parece ser que también busca su alimento de día.

   El hámster ratón no desempeña papel alguno como animal doméstico o mascota, puesto que apenas se le encuentra en su inhóspito hábitat. Parece que en la antigua URSS se le tenía como animal de experimentación.