- Transporte -
Al veterinario


   Como en el caso anterior, la visita al veterinario (si la consulta de éste no está muy lejos), se puede realizar en una pequeña jaula, caja de madera con barrotes laterales o las peceras pequeñas que se utilizan como terrarios.

   Para que estemos más cómodos y no nos asustemos por el traslado, puedes introducir en el fondo un poco de lecho de la jaula y unas semillas. Dado que los hámsters nos regimos principalmente por el oído y el olfato, el olor familiar hará que nos sintamos más tranquilos, sobre todo si estamos enfermitos y nos despiertan en nuestras horas de descanso. En este caso, el análisis del lecho de la jaula le será también de gran utilidad al especialista para elaborar el diagnóstico.