- Introducción -
(... continuación)

   Además, los hámsters, igual que otros muchos roedores, tenemos una serie de ventajas frente a otros animales domésticos de tamaño mayor:
* Somos extraordinariamente adecuados para los principiantes en tener animales.
* El coste de adquisición y mantenimiento es bastante bajo.
* No necesitamos mucho espacio ni mucha comida (aunque hay algunos más glotones que otros).
   A esto se suma que, gracias a ocuparse de un animalillo doméstico como nosotros, niños y adultos aprenden a tratar a los animales con cuidado así como a responsabilizarse de un ser vivo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el primer entusiasmo ocasionado por nuestra llegada, por desgracia en muchos casos, se pierde pronto. Y entonces los animales domésticos -y eso si tienen suerte- sólo reciben los cuidados mínimos. ¡Joooo! Nosotros, los hámsters, no somos muy exigentes pero tenemos algunas necesidades que se deben respetar.

   Los hámsters en general somos activos durante el ocaso y la noche. A mi sobre todo, lo que más me gusta es morder los barrotes de mi jaula, ñam, ñam, ñam. ¿Estás dispuesto a aceptar esto? No nos hace mucha gracia el que nos molesten durante el día, incluso puede suponer un riesgo para nuestra salud.

   ¿Tienes espacio para la jaula? En el dormitorio los hámsters no son precisamente beneficiosos para la tranquilidad nocturna. Jejeje, imagina a alguien comiendo pipas durante la noche en tu cuarto, cras, cras, no creo que te deje dormir, glup y ponernos en la cocina, en un sitio con corrientes de aire o donde se fume mucho no será beneficioso tampoco para nosotros.

<< Anterior Pág. 2 de 7 - 1  2  3   4  5  6  7 Siguiente >>