- Anatomía -
Glándulas


   En los flancos, a la altura de la última costilla, poseemos unas glándulas características que emanan una secreción que utilizamos para la demarcación del territorio y de la madriguera. Para realizar esta operación frotamos con los flancos piedras, ramas, etcétera, y dejamos un rastro que los otros hámsters reconocen. En una jaula también hacemos lo mismo, aunque no tiene la misma función (alejar a los extraños), pero nos gusta que nuestro hogar huela a nosotros. Las glándulas son oscuras y están recubiertas por un mechón de pelo más oscuro que el resto de nuestro cuerpo. Los humanos que no conocen su existencia puede confundirlas con un absceso o un eccema.