- Adquisición -
(... continuación)


    Es muy importante a la hora de adquirir un ejemplar saber distinguir cuál es su sexo, ya que hay quien desea adquirir una chica o un chico por razones determinadas. De todos modos, siempre resulta aconsejable tener la parejita, dado que así ambos tenemos compañía (je, je).

    Para saber si somos macho o hembra debes fijarte atentamente en la forma trasera que tenemos. Así, los machotes tenemos forma de pera, mientras que las nenas exhiben una forma trasera más redondeada. De todas formas, el mejor modo para saber distinguir el sexo es congiéndonos entre las manos y separándonos las patas traseras y el pelo que se encuentra entre ambas. Así no habrá duda ¿no?. Los genitales de los chicos se encuentran a una distancia de aproximadamente seis milímetros de su cavidad anal; sin embargo en las chicas es más difícil distinguirlos por estar los dos orificios muy juntos uno al otro.
Estos es una chica HEMBRA Esto es un chico MACHO


    Pero si aún así sigues sin saber … mejor se lo preguntas al vendedor (jajaja).

    ¿Ya te dije que nos gusta la compañía? Podemos ser propensos a sufrir la soledad (sip, snif, snif) -en realidad, como todos los animales que se encuentran aislados de sus semejantes-. Nuestra vida en pareja en este tipo de roedor no ofrece dificultades; al contrario, todo serán ventajas, pues estaremos contentos y animados y nuestro estado de ánimo influirá beneficiosamente en nuestra salud. Peeeero …¡cuidadín! … ops … he de añadir que si se adquiere la pareja, en un principio deberemos vivir separados, bien en una jaula grande dividida por un tabique, bien en dos jaulas diferentes. Entiéndelo, todos necesitamos un poco de independencia hasta conocernos ¿no?.

<< Anterior Pág. 2 de 2 - 1  2